Cojines y saquitos térmicos terapéuticos

En @tastaolletes juntamente con “De 4 fulles” os ofrecemos cojines terapéuticos de diferentes medidas y usos, en estos momentos tenemos en stock cojines terapéuticos térmicos para adultos con propiedades relajantes y descontracturantes, hechos con tela de algodón y rellenos con huesos de cereza y flores de lavanda, miden 15×28 cms. (se pueden hacer de otras medidas bajo pedido)

Se calienta en el microondas o se enfría en el congelador. Se emplea para aliviar diferentes tipos de dolor mediante su uso a través del calor seco o frío.

Te sumergiras en una sesión de aromaterapia cada vez que los utilices.

 

 

También hemos incorporado los cojines terapéuticos térmicos para bebes con forma de nube, así se podrá utilizar de decoración y cuando lo necesites en caso de querer relajar al bebe o para calmar los cólicos .Esta hecho con tela de algodón, en el interior en contacto con las semillas lleva una funda de algodón, así es más fácil lavar la funda exterior sin tener que deshacer todo el saquito, mide 14×27 cms. En el interior lleva semillas de trigo y flores de lavanda o manzanilla. Se calienta en el microondas o se enfría en el congelador. Se aplica en la barriguita del bebe para aliviar los cólicos.

 

 

Tambien tenemos saquitos para ojos con semillas de trigo y aroma de lavanda, miden 20x10x3 cms aprox. Ideales para relajación y Savasana en sesiones de Yoga. La parte exterior esta hecha con tela 100% algodón de la India y las semillas van en una bolsita tambien hecha con algodón para asi poder lavar la funda exterior. Bajo pedido se pueden hacer de otras medidas y otras semillas y aromas.

 

 

Propiedades de los cojines terapéuticos térmicos con semillas:

Beneficios que nos ofrecen. Los saquitos de semillas son pequeñas bolsas de tela de algodón muy suave con forma de saco pequeño, como bien indica su nombre, y están rellenas de distintas semillas. Estos saquitos sirven para muchas cosas ya que con su forma se pueden moldear, y tienen fines de lo más prácticos y hasta terapéuticos. Se pueden usar tanto en frío como en caliente dependiendo de para qué lo queremos emplear. A continuación veremos todo lo que podemos hacer con algo tan simple como estos saquitos pero que nos pueden ayudar en muchas cosas.

 

Los sacos de tela rellenos de semillas se han puesto de moda ya hace unos años porque sirven para multitud de cosas y además es algo ecológico y natural. Tienen un tamaño pequeño, por lo que te lo puedes llevar a cualquier sitio y guardarlo sin que ocupe espacio. Además, su forma moldeable hace que se pueda adaptar bien a todas las partes del cuerpo.

Estos sacos están rellenos de distintos tipos de semillas como son la linaza, el trigo, la maravilla, romero, lavanda, eucalipto, cebada, menta… y ya que todas ellas son plantas curativas, nos pueden servir para curar muchas pequeñas dolencias. Dependiendo de si lo usamos en frío o en calor tendrá distintos fines.

Para calentarlo, solo necesitamos meterlo en el microondas unos 2 o 3 minutos, dependiendo de la potencia del aparato. De todas formas, al principio es mejor ir calentándolo poco a poco para comprobar cuál es el tiempo recomendable, ya que si nos pasamos de tiempo y se recalienta puede perder sus propiedades. Si no tienes microondas y lo quieres calentar en el horno, tienes que envolverlo en plástico y meterlo unos 7-10 minutos.

Una vez calientes, estos saquitos sirven para muchas dolencias que podemos tener a menudo y aunque no son muy graves, son de lo más molestas: dolores musculares, de espalda por culpa del trabajo, de cervicales, menstruales, tendinitis o tortícolis. También se pueden usar simplemente para calentar la cama en días de frío, y para ello tampoco es necesario que tengan semillas con fines curativos, pueden ser de arroz y que lo hagas tú misma en casa.

En frío también pueden ser muy beneficiosos, como por ejemplo para los dolores de cabeza, bajar la fiebre, esguinces, moretones, picaduras de insectos, para los párpados cansados… Y para que se mantenga a esta temperatura lo único que hay que hacer es envolverlos en plástico y meterlos al congelador, manteniéndolos ahí dentro hasta que lo necesites.

Como veis estos saquitos, hechos con productos naturales, son muy útiles para multitud de dolencias y nos ofrecen una sensación de alivio y bienestar cada vez que los usamos.

Fuente: Ella hoy

 

 

¿Que te parece la web?